Lesiones perineales en la ciclista

Lesiones-perineales-en-la-ciclista

En ocasiones, tras pasar tiempos muy prolongados y continuados sobre el sillín, pueden aparecer algunas molestias, e incluso dolencias, en la zona perineal. Os explicamos cuáles son estas y cómo evitarlas.

Ya hablamos en un post anterior sobre las disfunciones de suelo pélvico más habituales en el ciclismo (si no lo has leído, puedes echarle un vistazo en este enlace). Dentro de estas disfunciones de suelo pélvico en el ciclismo podemos encontramos las lesiones perineales.

Echando un vistazo a la bibliografía, a través de unos cuestionarios que le pasaron a una de las mayores asociaciones de mujeres ciclistas en Holanda, se observó que, a partir de dos horas de ciclismo, las mujeres referían disuria, estranguria, entumecimiento genital, dolor vulvar y dispareunia. En otros estudios epidemiológicos, se resalta la necesidad de abordar el dolor genital y el entumecimiento en las ciclistas ya que está asociado a índices más altos de disfunción sexual (excitación, lubricación, dolor y anorgasmia).

Las lesiones perineales más comunes entre las ciclistas son los nódulos fibrosos subcutáneos, foliculitis, forúnculos, dolor genital, entumecimiento, disuria, hematuria y alteraciones cutáneas como laceraciones.

Entre las lesiones perineales destaca la induración nodular perineal del ciclista, también conocida por el “nódulo del ciclista”. Se trata de un pseudotumor que se desarrolla en la región perineal, en las proximidades de la tuberosidad isquiática. Se produce como consecuencia de la fricción repetida de la región perineal contra el sillín de la bicicleta. Se da tanto en hombres como en mujeres, pero es más común en los primeros. Para su diagnóstico se utilizan pruebas de imagen como el TAC o resonancia electromagnética y para su tratamiento se pueden hacer técnicas conservadoras, técnicas invasivas (infiltración de corticoide y/o ácido hialurónico) o técnicas quirúrgicas.

La foliculitis es una afección cutánea bastante común entre las ciclistas. Cada pelo nace en un folículo piloso y desarrolla un tallo que se proyecta saliendo por la superficie de la epidermis. La foliculitis se produce cuando uno o varios folículos que sustentan el vello se inflaman generalmente a causa de una infección (bacteriana o fúngica). Puede producirse en cualquier parte del cuerpo en la que prolifere el vello, pero es más común en zonas donde hay fricción, zonas de contacto con ropa que no transpira y partes afectadas por la depilación. La foliculitis son pequeños bultos enrojecidos o con cabeza blanca alrededor del folículo piloso; está provocada en la mayoría de las ocasiones por una infección bacteriana pero también la puede producir un hongo o vello encarnado. Los factores que pueden agravar este tipo de lesión en las ciclistas son el rozamiento frecuente de la piel con el culote (por ello, es necesario llevar un culot adecuado para nosotras y utilizar cremas específicas para mantener hidratada la zona y evitar este roce), utilizar ropa transpirable y la irritación asociada a la depilación (sobre todo, depilación con cera. Podríamos probar con otros métodos como el láser para evitar que el vello en esa zona se quede encarnado). Cuando la foliculitis se agrava da lugar a los forúnculos.

Otras de las lesiones perineales comunes son el entumecimiento y dolor genital. La presión del sillín sobre el periné puede afectar a la respuesta sexual genital en la excitación y la erección del clítoris, lo que probablemente contribuya al dolor genital y el entumecimiento experimentado por algunas ciclistas. La primera causa parece ser la compresión de la arteria y nervio pudendos por su paso por el canal de Alcok.

También otras lesiones perineales habituales en las ciclistas son la disuria (dolor y complicación al orinar), hematuria (sangre en la orina) y lesiones cutáneas. Las dos primeras generalmente son producidas por el exceso de presión provocado en el periné por el sillín, mientras que las lesiones cutáneas (laceraciones y/o heridas) son producidas por la fricción y falta de hidratación en la zona.

Para el tratamiento de estas lesiones perineales lo más importante es la PREVENCIÓN.

¿Cómo podemos prevenirlas?

-  Hidratación adecuada de la zona perineal con cremas ricas en Vit. E. Cuidado con las cremas de fricción, muchas de ellas llevan alcohol en su composición, así que antes de utilizarla deberemos fijarnos en los componentes que llevan. Mantener la zona perineal sana e hidratada nos ayudará a evitar complicaciones como laceraciones o foliculitis producida por un vello encarnado.

Utilización de un sillín adecuado a nuestra anatomía, es decir, un sillín en que haya un apoyo adecuado de los isquiones y la presión no caiga exclusivamente en la zona del periné. Con esto evitaremos desde las laceraciones al entumecimiento y dolor genital provocado por la compresión del nervio y arteria pudendos.

Cambios posturales durante la salida en bicicleta para evitar el constante apoyo de la zona sobre el sillín, sobre todo en bicicletas de carretera y contrarreloj que por la posición que llevamos hay más presión en la zona que si fuera una salida en bicicleta de montaña.

- Invertir en un buen culote y una badana específica para nosotras. Actualmente existen muchas marcas que están diseñando líneas muy buenas específicas para nosotras, así que aprovechémoslo. Uno de los factores que influye en la foliculitis es la ropa transpirable. Es mejor invertir un poco más y tener un culote transpirable y antibacteriano que nos ayude a prevenir la foliculitis. Además de una buena badana que nos proteja de las lesiones cutáneas, ya que, si usamos la gama de hombre, estas son más estrechas y es más probable que suframos mayor fricción en la zona perineal.

- Y por último, y muy importante, una correcta programación de los entrenamientos. Démosle la importancia que tiene al descanso para poder asimilar las cargas. ¡Recuerda, el suelo pélvico también es musculatura y hay que cuidarla!

Julia Rodríguez Martín

FISIOTERAPIA JULIA RODRÍGUEZ

Graduada en Fisioterapia por la Universidad de Salamanca

Número de colegiada: 3395

PATROCINADOR

OTROS ARTÍCULOS DE SALUD Y BIENESTAR

FEDERACIÓN CÁNTABRA DE CICLISMO
C/ La Albericia, 11 - 1º - 39012 | Santander (Cantabria)
Tel.: 942 32 14 41
info@fcciclismo.com