Fluencia en el deporte

Fluencia-en-el-deporte

Tanto en el deporte como en la vida propia podemos identificar cada uno de nosotros algún momento en el que reconoceremos que hemos fluido. En el mundo del coaching y la psicología, el momento de fluencia o flow es importante identificarlo y aprovechar todos sus beneficios.

¿Qué es esto de fluir o flow?

Susan Jackson, autora de referencia en esta materia, señala en su libro “Fluir en el deporte” que la fluencia es “un estado de conciencia en el que uno llega a estar totalmente absorbido por lo que está haciendo, hasta alcanzar la exclusión de todo otro pensamiento o emoción. Estamos ante una experiencia armoniosa donde mente y cuerpo trabajan juntos sin esfuerzo, dejándole a la persona la sensación de que algo especial ha ocurrido. La fluencia transporta las experiencias de lo ordinario a lo óptimo y es en esos momentos cuando nos sentimos verdaderamente vivos y en sintonía con lo que estamos haciendo”. (Jackson y Csikszentmihalyi, 2002:17)

Cuando el deportista alcanza este estado de fluencia, está optimizando sus habilidades físicas y desarrollando las habilidades para mejorar y alcanzar un mayor nivel en el desarrollo de su actividad.

Muchos son los estudios sobre este estado de fluencia, que se produce cuando el estado de conciencia entra en un modo casi automático, de gran concentración, pero a su vez no supone casi esfuerzo aparente y se consigue desempeñar la actividad de forma óptima. En el momento en el que la persona entra en este estado de fluencia tiene un perfecto y correcto control de aquello que está realizando y la respuesta o resultado que obtiene es acorde a lo buscado. No se preocupa de como lo está haciendo, o como tiene que hacerlo, se deja llevar y confía en estar ejecutando perfectamente, disfrutando de la actividad desempeñada y, por tanto, podríamos decir que su conciencia se fusiona con lo que hace.

Se habla del estado de fluir cuando se llega a un punto en el que el estado mental y físico se funden en uno, perdiendo la noción del tiempo y espacio donde se realiza. Este estado puede ser comparado con el que se obtiene al realizar actividades cotidianas en busca de ese bienestar soñado como el yoga, que busca el bienestar completo a través de esa sintonía entre cuerpo, mente y actividad. Por tanto, el estado de fluencia en el deporte o en cualquier actividad realizada busca ese bienestar absoluto y disfrute del mismo y podemos encontrarlo en cocinar, bricolaje, trabajo, en el desarrollo de nuestros hobbies… Es un estado o actitud mental adecuada y equilibrada con lo que hace.

Todos los estudios consultados muestran como la actitud positiva del individuo, su equilibrio y bienestar, así como dejar atrás el continuo análisis y la cuestión a la que nos sometemos en gran parte de nuestro día a día son claves para no neutralizar ese estado de fluencia deseado.

Se pone de ejemplo en numerosas ocasiones el fluir de la naturaleza para que seamos capaces de ver como sin poner resistencia y dejando estar y disfrutar, todo fluye. Incluso después de una tormenta, se deja pasar, se deja fluir y el aire para, sale el sol… de manera natural sin poner obstáculos en medio ni cuestionar la tormenta pasada.

Cierto es que, en el estado de fluir, intervienen unas características comunes a todo: tener claras las metas, saber cómo llegar y qué es lo que hay que hacer para llegar a ellas.

Equilibrio entre mente y cuerpo para lograrlo

Nueve son los componentes fundamentales para alcanzar la fluencia. No obstante, hay diferentes estados de fluencia: en unas ocasiones se cumplen todos los componentes, en otras se carece de alguno y en otras muchas puede variar la intensidad o profundidad.

Jackson, 2000; Hill, 2001; Jackson y Csikszentmihalyi,2002):

-       Equilibrio desafíos/habilidades.

-       Metas claras

-       Fusión acción- atención.

-       Feedback.

-       Concentración en la tarea marcada.

-       Sensación de control.

-       Pérdida de conciencia del propio ser.

-       Transformación y disfrute del tiempo que dedicamos a la actividad.

-       Experiencia autotélica

Para que un deportista logre sus objetivos es importante alcanzar el equilibrio entre los desafíos, habilidades y el estado de fluencia. Por ello, el desafío del deportista ha de estar equilibrado con las posibilidades del deportista, un objetivo que apenas le requiera esfuerzo al deportista supondrá un aburrimiento y falta de motivación de éste y si el objetivo por el contrario es muy superior e inalcanzable a las posibilidades del deportista, supondrá un estrés desmesurado para el deportista.

Si el deportista, es capaz de visualizar e identificar este estado de fluencia y como trabajar en él, será capaz de poder llegar más facilmente a él y lograr un mejor bienestar y lograr las metas marcadas. Un coach o psicólogo deportivo trabajará con el deportista todas estas áreas con el deportista.

PATROCINADOR

FEDERACIÓN CÁNTABRA DE CICLISMO
C/ La Albericia, 11 - 1º - 39012 | Santander (Cantabria)
Tel.: 942 32 14 41
info@fcciclismo.com